Fin al robo: ¡abajo las AFP! ¡Abajo el sistema!

Este sistema ya no se sostiene más. La crisis general del capital exige soluciones de fondo. En Chile, la batalla en contra de la expoliación de los trabajadores y en contra de la indignidad en que están sumidos nuestros mayores debe ser emprendida con realismo. Como ocurre con todas las demandas fundamentales de nuestro pueblo -salud vivienda, trabajo, educación-, la solución ya no puede provenir de este sistema. Hay que derribarlo, junto a los corruptos que lo administran.


Bandera del Partido de los Trabajadores

Te has preguntado por qué enarbolamos una bandera con una estrella que parece “inclinada”; por qué el pabellón nacional que levantamos difiere del que es usado comúnmente?

Los símbolos reflejan una historia, una voluntad y una idea. De lo contrario, no significan nada. Son, como decía Mariátegui, simplemente “calco y copia”.

Nuestra bandera tiene, pues, su historia, representa una idea y encabeza una voluntad. En este breve folleto puedes conocer más antecedentes sobre los símbolos del Partido de los Trabajadores.


Estrella de la Segunda Independencia

Cada lucha, una victoria

El poderoso levantamiento de la X Región, las grandes jornadas en las barricadas en las rutas y carreteras, y en las calles de sus ciudades, son ya una demostración de fuerza de nuestra clase, son un salto de 30 o 40 años, realizado en pocos días. Es una victoria que el sur de Chile ofrenda a nuestro pueblo, en forma de experiencia, de ejemplo y aliento en el comienzo del camino.

El regreso de la lucha de clases

Nosotros decimos: ¡adelante con la movilización! La lucha efectiva vale más que una convocatoria ambigua o una dirigencia sin orientación.
La lucha de clases obliga a tomar la iniciativa, a actuar de acuerdo a la realidad, y no de ilusiones ajenas y, sobre todo, exige elegir de qué lado se va estar en este conflicto.

Paro nacional: debemos unirnos

La disyuntiva de hoy es si permitimos que los corruptos, los ladrones, los explotadores, profundicen y extiendan su crisis o si el pueblo de Chile emprende el cambio que verdaderamente necesita.
En el actual contexto, debe hacerse valer la fuerza de los trabajadores, debe escucharse la voz de todo el pueblo, en una gran movilización, en un paro nacional que muestre una efectiva salida a la crisis.

Chile está primero

El pueblo, la patria, debe estar primero. Chile está primero. Si se siguiera ese principio, los destinatarios de aquel reclamo democrático popular tomarían la iniciativa y abandonarían la escena de manera voluntaria. En efecto, no es el grito de “que se vayan todos” el violento; ofrece, al contrario, la posibilidad de una salida ordenada. Lo violento es que los que deben irse se aferren desesperadamente al dominio del país.

1° de Mayo 2015: ¡Que se vayan todos! Todo el poder a los trabajadores

Que se vayan todos, es el requisito para asegurar educación, salud y vivienda de carácter gratuito, igualitario y universal para todos los chilenos; para nacionalizar las industrias estratégicas del país, sus recursos naturales y al sector financiero; para sustituir el aparato armado del Estado por un auténtico ejército del pueblo; en suma, para que el putrefacto régimen de los corruptos de paso a un gobierno de los trabajadores, de la clase que, día a día, echa a andar a nuestro país, y que lo ponga a la vanguardia de la Segunda Independencia de nuestra América.

¡Que se vayan todos!

La línea divisoria ya está trazada, es una marca de desprecio moral. Por un lado, un régimen podrido y desvencijado, por el otro, los trabajadores, un pueblo entero. Un pueblo que debe hoy prepararse para asumir las riendas del país. Pues la crisis del régimen admite una sola solución: ¡Que se vayan! ¡Que se vayan todos!


Noticias

¡A cambiarlo todo!

vemos un naciente movimiento popular que se crea en la acción. Sus expresiones son infinitamente más vitales que las de sus oponentes. Mientras éstos van hacia abajo, la fuerza de los trabajadores va enormemente en ascenso. Su causa es extraordinariamente noble y sus métodos son la acción directa de las masas y objetivos que corresponden a las demandas reales y urgentes de las grandes mayorías. Y mientras más clara es la delimitación con el régimen político corrupto, el régimen del capital, del robo, de las AFP, más se fortalece.

Fin al robo: ¡abajo las AFP! ¡Abajo el sistema!

La crisis general del capital exige soluciones de fondo. En Chile, la batalla en contra de la expoliación de los trabajadores y en contra de la indignidad en que están sumidos nuestros mayores debe ser emprendida con realismo. Como ocurre con todas las demandas fundamentales de nuestro pueblo -salud vivienda, trabajo, educación-, la solución ya no puede provenir de este sistema. Hay que derribarlo, junto a los corruptos que lo administran.

¿Por qué “Revolución”?

Lee el periódico Revolución aquí Si un periódico se propone ser útil de verdad, ha de reflejar el semblante de los tiempos en que nace. No debe ofrecer una interpretación del momento. No puede resignarse a observar las aguas revueltas. Debe navegar. Ha de estar en medio de las grandes corrientes de los pueblos. Debe aspirar a ser parte de la historia, a hacer historia.   ¿Cuál son, entonces, los rasgos de nuestra época? Nosotros sostenemos que vivimos en un tiempo de revoluciones.   El mundo está hoy en la búsqueda de una respuesta a la crisis general del capital. Sus hechos económicos son conocidos; y sus circunstancias políticas, determinan el acontecer de los países, de Túnez a Atenas, de Santiago a Nueva York, de Ciudad del Cabo a Shanghai. Sin embargo, lo que prima es la crisis ideológica del capital. La imposición, sin contrapeso, en la década de los ‘90, de las fuerzas más señaladas del capitalismo contemporáneo -el capital financiero, el predominio de Estados Unidos, de las doctrinas del “fin de la historia”- desnudó, a la vez, la incapacidad de las clases dominantes para seguir dirigiendo, de dar orientación a las sociedades.   Hoy se sabe que la historia ha continuado, pero su sentido parece cada vez más incierto. Los postulados liberales de “democracia, derechos humanos y libre iniciativa” yacen mancillados, desacreditados y cuestionados.   En el torbellino de su crisis ideológica, el capital mira hacia al pasado. Reaparecen, como fantasmas, el fascismo, el reformismo, el nacionalismo, etc., en infinita y frenética combinación ecléctica. Presto a contentar los espíritus alborotados de las llamadas clases medias, el capital...

Funerales de un régimen

Aylwin aseguró la continuidad del bloque burgués dominante que se había formado en la parte final de la dictadura bajo un nuevo régimen político. Sus objetivos principales: ahogar a las organizaciones sociales, cooptar y corromper a sus dirigentes, acallar las demandas y reivindicaciones, subordinar toda respuesta popular a los esquemas del régimen; crear las condiciones para la inminente ola de inversiones de capital extranjero en la minería y en la explotación de otros recursos naturales, y garantizar y proteger la subsistencia de los grupos económicos creados mediante el saqueo del Estado durante la dictadura.

Facebook

Twitter

Videos

1917-2014 Revolución Siempre
El Cobre ¡ES NUESTRO!
El Cobre ¡ES NUESTRO!